Alerta por violencia contra los médicos
Lunes 26 de Octubre de 2015

Domingo, 25 de octubre de 2015

Alerta por violencia contra los médicos

Directivos y trabajadores de hospitales públicos cuentan las agresiones (verbales y físicas) que reciben a diario de pacientes irascibles y sus familiares. Algunos incluso sufren robos. Por eso, fondos que deberían ir a infraestructura sanitaria terminan en policías y otras medidas de seguridad.

Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Insultos, amenazas, actitudes prepotentes, empujones, agresiones físicas, robos y más hechos de violencia enfrentan a diario profesionales de la salud cuando cumplen con sus funciones en hospitales.

El tema fue abordado recientemente en un Congreso en Buenos Aires donde se concluyó que si bien es un problema internacional, los niveles de violencia que se presentan en la Argentina llaman la atención y exigen la toma inmediata de medidas de prevención. Además, se destacó que muchos recursos que podrían destinarse a infraestructura y equipamiento se utilizan para medidas de seguridad.

Mendoza no está exenta de esta realidad y aunque no hay datos oficiales al respecto, médicos y responsables de hospitales públicos de la Provincia reconocieron el problema y relataron las situaciones con las que tienen que enfrentarse durante su jornada laboral.

Marcelo Sosa es el gerente asistencia del hospital Central, pero previamente trabajó siete años en la guardia. Allí vivió distintos momentos de tensión pero el que más recuerda fue cuando tuvo que atender a una persona ebria.

“Llegó con un corte en la cabeza y tenía que suturarlo. Cuando fui a limpiarle la herida me insultó, se incorporó y me empujó. Finalmente un policía lo redujo”, recordó el médico. Actualmente estos casos se siguen repitiendo: “Los maltratos son permanentes en la guardia, la gente está con un nivel de agresividad muy importante. Lo más habitual son los maltratos verbales y puede haber alguna rotura de vidrio, o puntapié a una puerta”, describió Sosa. 

Las causas de esta realidad tienen que ver, para él, con un descenso en el nivel de tolerancia de las personas: “Es un problema de la sociedad porque uno no entiende por qué vienen a un lugar donde se les quiere prestar un servicio con esa actitud”. 

Otro problema frecuente en el Central son los robos en las salas y el vandalismo en las instalaciones. “Hemos tenido, por ejemplo, robos de celulares perpetrados por personas que se decían familiares y no lo eran”, recordó el directivo del Central.

Otra médica -que prefirió no dar su nombre- contó hechos de estas características que se dan en el Notti. “Nosotros pasamos muchos maltratos de los familiares de los pacientes; nos han pegado, han roto vidrios y hasta se nos meten dentro del consultorio para amenazarnos”, enumeró. 

Dos meses atrás se produjo un episodio en la zona de internación que indignó a los trabajadores del hospital pediátrico. “Le pegaron a una doctora un puñetazo, la tiraron al piso y perdió la conciencia”, recordó la médica, que recalcó que están viviendo una situación muy difícil.

“Todo el personal está muy expuesto a este tipo de violencia que se vive en la sociedad de hoy, pero no podemos restringir la atención de los pacientes”, aseguró. Y aunque reconoció que por estos días el sistema de salud no satisface a la población que lo necesita, “los que ponemos la cara somos los profesionales y los no profesionales”, remarcó.

Gonzalo Nalda, gerente asistencial del Notti, prefirió minimizar la situación: “Es verdad que la gente está en un proceso de mayor irascibilidad, pero no se da todos los días. Hay momentos del año o cuando aumenta la demanda que la gente se exaspera porque tiene que esperar y se genera más violencia”.

En el hospital Lagomaggiore los mayores problemas de violencia se ven los fines de semana con personas que son víctimas de delitos o de peleas entre bandas, tal como detalló su director ejecutivo, Fernando Vera Vázquez .

“A veces hemos tenido episodios de violencia contra los profesionales médicos y los administrativos de las guardias, sobre todo cuando vienen personas que pueden tener un entorno familiar bastante complicado”, explicó. Un caso sobresaliente que recuerda fue cuando se pelearon dos mujeres que tenían a familiares internados, a las que la Policía se llevó detenidas. “Son casos extraordinarios, existen, pero no son la norma”, destacó el directivo.

En Sur provincial también se presentan hechos similares. “Los profesionales de guardia son los más afectados ya que se han producido situaciones bravas, hasta han llegado a agredir y lastimar a un médico con armas blancas”, contó Nidia Farré, jefa de Odontología del hospital Schestakow. En los consultorios externos en donde ella trabaja lo más frecuente son las agresiones verbales por la demora en la atención.

“La espera no es de 10 minutos, a veces se hace muy larga y se dan turnos diferidos por la gran afluencia, pero a veces la gente no lo entiende”, señaló la profesional. Para ella, sería fundamental contar con presencia policial permanente para preservar su integridad física. 

Por su parte, profesionales del hospital El Sauce sufren, además de las agresiones de pacientes y familiares, serios problemas de seguridad. “Nosotros tenemos una guardia médica de 24 horas y no tenemos guardia policial, ni para la protección de los profesionales ni de los pacientes”, denunció Patricia Ortiz, jefa del servicio de Internación del hospital.

Al encontrarse el establecimiento en un predio muy grande que no está cerrado, se producen robos constantes. “Lo último que pasó fue que a una de las trabajadoras sociales le robaron las cubiertas del auto. También una farmacéutica fue agredida”, recordó. 

Para ella, su lugar de trabajo es una zona olvidada porque tiene el estigma de ser un hospital psiquiátrico. “Que un paciente reaccione es difícil, pero uno entiende que es parte del cuadro. Pero que te roben cuando vas a laburar eso no tiene explicación”, subrayó la psiquiatra.

Algunas soluciones
Ante esta realidad, desde los hospitales consultados aseguran que tomaron medidas correctivas para garantizar la seguridad de los médicos, aunque no siempre alcanzan para disminuir los efectos de esta problemática social. “Nosotros pensamos siempre en manejar los temas de inseguridad. Para ello se colocaron más cámaras, se pusieron rejas en algunos puntos clave y se completó el cierre perimetral”, precisó Sosa, del Central.

Allí, para mejorar el control del ingreso, desde las 19 solamente se puede entrar por calle Alem. “Se contrató una empresa de seguridad privada de 19 a 7 de la mañana, más los policías que están contratados”, remarcó el directivo, que añadió que uno de los oficiales siempre está en la guardia pare prevenir hechos violentos. También se está evaluando implementar un sistema de identificación de los familiares que ingresan con obleas de colores.

En virtud de la repetición de episodios violentos, desde el año pasado en el Lagomaggiore se extremaron las medidas de seguridad. “Nosotros pagamos a los policías para que asistan y estén en permanente atención a este tipo de hechos”, resaltó Vera Vázquez. Además, en determinados horarios solicitan patrulleros para que controlen la zona periférica. 

Si bien la médica del Notti consultada indicó que varios trabajadores se sienten desprotegidos, directivos del hospital afirmaron estar trabajando al respecto.

“Es un tema que nos preocupa y en el que nos centramos en dos aristas: en la protección del médico y en aumentar el nivel de satisfacción del usuario”, detalló Nalda, que comentó que se disminuyó la cantidad de visitas en la internación, se aumentó la vigilancia y se está mejorando el sistema de información para brindar una mejor atención.

 

Hay denuncias casi a diario

Desde Ampros, gremio que nuclea a los profesionales de la salud de Mendoza, aseguran que reciben casi a diario denuncias de agresiones físicas, verbales, robos y amenazas contra los médicos y del resto de los trabajadores de los hospitales públicos y centros de salud de la provincia. 

“Observamos con gran preocupación cómo se ha incrementado la violencia que acompaña a estas acciones. El paciente necesita una solución y a veces no entiende que debe esperar en una guardia y que todos concurren con la misma necesidad. Pero la mayoría de las veces los profesionales son pocos, no tienen la complejidad suficiente, carecen de insumos, no tiene camas disponibles, y como esto podemos enumerar una infinidad de causas que nos enfrentan a situaciones de verdadero riesgo”, expuso Isabel del Pópolo, secretaria general de Ampros y vicepresidenta de Fesprosa a nivel nacional.

Desde el gremio, en algunas áreas departamentales han podido poner rejas, botones de pánico y acordar control policial. “Pero no es la solución, porque la Policía es escasa y en muchas ocasiones se deben abandonar estos puestos”, recalcó.

Para Del Pópolo, lo peor de la situación actual es que si bien desde Ampros denuncian los hechos, las respuestas oficiales no llegan o se limitan a contestar: “El hospital no tiene presupuesto para pagar este servicio. Después nos lamentamos cuando ya es demasiado tarde”, comentó la dirigente gremial.

Para cerrar, dejó una reflexión: “En la medida que los profesionales y trabajadores de la salud, que son quienes cuidan del bien más preciado del ser humano, se sientan amenazados y agredidos y continúen poniendo en riesgo su propia vida, el perjuicio será para la ciudadanía toda. Debemos desterrar de nuestra sociedad la violencia y, créanme, éste es un trabajo de todos y para todos”. 

 

Fue tema de un congreso

En el 41º Congreso Argentino de Cardiología, organizado por la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) en Buenos Aires, se abordó la violencia en el ejercicio de la medicina. 

El encargado de la conferencia que trató el tema fue Marcelo Struminger, jefe de la Unidad Coronaria del hospital Santojanni. “Cuando hablamos de violencia nos referimos a todo tipo de agresión: la verbal, la psicológica, la física, la individual, la colectiva o las amenazas. Muchas veces la violencia se manifiesta con distintos niveles de peligrosidad, pero siempre es violencia y atenta contra el normal desempeño del acto médico”, manifestó.

Ultimas noticias
AMProS Actualizar datos
AMProS Promo