Balance negativo de parte de los trabajadores de la Salud en el primer año de Roby
Lunes 12 de Enero de 2015


Hoy se cumple el primer aniversario del ingreso de Matías Roby como ministro de Salud de Mendoza, y los principales representantes gremiales confeccionaron un balance marcadamente negativo de su gestión, incluso, comparado con sus antecesores. “Soberbio”, “nefasto” y “perseguidor” son algunos de los calificativos empleados en su contra.
Hace un año, el médico deportólogo llegó a la cúpula ministerial por pedido de su amigo personal, el gobernador Francisco Pérez. Contando con una amplia experiencia en el sector privado y un paso por la gestión pública, Roby auguró una “época del regreso a la eficiencia” y con un estilo bastante personal y confrontador comenzó una tarea de “depuración” que lo llevaría a enfrentarse con la primera línea de los dirigentes sindicales.
En esta dirección, la secretaria General de AMPROS (Asociación Mendocina Profesionales de la Salud), Isabel Del Popolo, calificó los primeros pasos del ministro como “una deliberada persecución en la que cayeron justos y pecadores”. Remoción y sustitución de cambios en segundas y terceras líneas provocaron el descontento de los principales referentes en hospitales públicos y centros de atención primaria. “Es una falta de respecto muy grande”, sentenció.
Roberto Macho, representante de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) Salud, calificó de “nefasta” a la relación del ministro con los trabajadores, de los cuales “1.200 que esperaban desde 2006 no fueron pasados a planta permanente, y otros sufrieron el recisión de sus contratos, afectando a miles de familias mendocinas”.
Pero no fueron las únicas víctimas. De acuerdo a ambos dirigentes, esta persecución llevó a que los hospitales se vieran resentidos y diversas especialidades comenzaran a migrar al sector privado. La migración más marcada se vio en oncólogos y pediatras, de los que estos últimos, fueron reemplazados con médicos de familia.
La segunda característica remarcada por sus críticos es la falta de gestión pública. “Este sistema no tiene un proyecto de salud, faltan insumos y la atención se reciente cada vez más”, comentó Del Popolo y agregó que “vamos a empezar otro año donde no se ha diagramado nada”.
Al respecto, su par de ATE no es más auspicioso. “No podemos hablar de gestión, cuando una administración no cuenta con políticas de recupero”, comentó el dirigente y explicó que “si no hace el cobro de los servicios prestados a las obras sociales, todo el sistema se desfinancia y después no hay dinero para los insumos necesarios”.
En tercer lugar, la característica personal que más censuran del ministro es lo que califican como una “actitud soberbia y confrontativa y sin ánimos de llegar a acuerdos”. “Esta administración no gestiona. Díaz Russo al menos emparchaba, pero Roby llegó y destruyó lo que había”, sentenció Roberto Macho.

Referentes sindicales lo definieron como “soberbio”, “incapaz para la gestión pública” y “perseguidor de empleados”. Además, lo acusaron que “destruir la atención primaria” y “privatizar la salud”.

 

Por Horacio Yacante - Diario VOX POPULI

Ultimas noticias
AMProS Actualizar datos
AMProS Promo