Programación intrauterina en la diabetes materna: ¿Podemos prevenirla?
"Hemos iniciado estudios de traslación de estos resultados básicos y hemos identificado la capacidad de dietas enriquecidas en dos cucharadas soperas diarias de aceite de oliva de reducir el entorno prooxidante y proinflamatorio en la placenta de pacientes con diabetes gestacional".
AMProS
Lunes 22 de Abril de 2019

A pedido de los profesionales que concurrieron a la conferencia de la doctora Alicia Jawerbaum. directora del Laboratorio de Reproducción y Metabolismo e integrante del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO), del CONICET y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, se anexa el informe científico sobre la temática: “Programación intrauterina en la diabetes materna: ¿Podemos prevenirla?”.

Un 10% de las mujeres argentinas cursa su embarazo con diabetes. Esta patología incrementa el riesgo de resultados adversos tanto maternos como en el neonato. La diabetes gestacional, su forma más frecuente, incrementa a largo plazo el riesgo de patologías cardiovasculares y metabólicas tanto en la madre como en la descendencia. Por ello, es necesario el control médico y el cuidado del estilo de vida (nutrición y ejercicio físico adecuado) tanto en la madre que tuvo diabetes gestacional como en su hijo. En el hijo, los cambios que podrán ocurrir en su fisiología, metabolismo o epigenoma a causa de la exposición a un entorno intrauterino adverso cuando fue gestado es lo que se denomina “Programación intrauterina”.

Hace más de 20 años nuestro laboratorio investiga mecanismos de daño inducidos por la diabetes materna, y más recientemente, centra su labor en la comprensión de las causas que originan la programación intrauterina y sus posibles mecanismos de prevención. Para comprender estos mecanismos intrauterinos, y considerando las limitaciones de los estudios en las pacientes gestantes y en modelos in vitro, utilizamos modelos experimentales de diabetes y preñez.

Estos modelos de diabetes, en roedores, nos permitieron comprender que el entorno prooxidante y proinflamatorio intrauterino es capaz de causar cambios metabólicos, epigenéticos y en la vía de los PPAR durante el desarrollo. Los PPAR son factores de transcripción que se activan en respuesta a nutrientes y regulan la expresión génica. Por ello forman parte de lo que hoy conocemos como nutrigenómica, la ciencia que estudia la interacción entre los nutrientes y la expresión génica. En efecto, nutrientes de naturaleza lipídica, como los ácidos grasos insaturados presentes en aceites comestibles activan a los receptores nucleares PPAR. Por ello, a través de la dieta, pueden modular la activación de genes en el núcleo celular. Durante la gestación, el impacto puede ser tanto materno como intrauterino, ya que estos ácidos grasos insaturados atraviesan eficientemente la barrera placentaria.

Estudios realizados en nuestro laboratorio han mostrado que tanto las placentas como los fetos se benefician de la activación de los PPAR brindadas por estos ligandos dietarios. En efecto, al administrar aceite de oliva, rico en ácidos grasos monoinsaturados, ligandos de los PPAR, durante la gestación de ratas con diabetes, hemos observado claros efectos antioxidantes, antiinflamatorios y reguladores del metabolismo lipídico durante el desarrollo. Estos suplementos evitan el entorno prooxidante y proinflamatorio intrauterino en etapas clave del desarrollo como la organogénesis temprana, reduciendo los índices de reabsorción y malformación en modelos experimentales de diabetes y preñez, como así también en el desarrollo de órganos fetales y de la placenta.

Los efectos benéficos, no solo se evidencian a nivel intrauterino, sino también en las crías. En efecto, las crías de los animales con diabetes presentan a lo largo de su vida incrementados marcadores del entorno prooxidante y proinflamatorio en su corazón, anomalías que se previenen cuando sus madres recibieron la dieta enriquecida en aceite de oliva. En su etapa adulta, las crías de ratas con diabetes desarrollan tanto diabetes gestacional como diabetes tipo 2. En los animales que presentan diabetes gestacional, dietas ricas en aceite de oliva, administradas durante la gestación, mejoran parámetros vinculados al metabolismo lipídico materno y previenen anomalías metabólicas en el hígado fetal.

En forma reciente, hemos iniciado estudios de traslación de estos resultados básicos a la investigación clínica. En un ensayo clínico hemos identificado la capacidad de dietas enriquecidas en dos cucharadas soperas diarias de aceite de oliva de reducir el entorno prooxidante y proinflamatorio en la placenta de pacientes con diabetes gestacional. Estos hallazgos sugieren que la adición de aceite de oliva, sin cocinar, en la dieta materna, podría, a través de la regulación del entorno prooxidante y proinflamatorio durante el desarrollo, prevenir la programación intrauterina. Serán necesarios estudios en un mayor número de pacientes y a largo plazo para comprobar posibles efectos benéficos metabólicos y cardiovasculares en la descendencia de mujeres con diabetes.

Los estudios básicos y clínicos efectuados hasta el momento han evidenciado que la nutrigenómica es una herramienta posible en la prevención de anomalías intrauterinas y postnatales en animales con diabetes, y de alteraciones en la placenta de pacientes con diabetes gestacional. Es momento de considerar el impacto de la nutrición materna en el desarrollo intrauterino. Las mujeres con diabetes o con riesgo a desarrollarla y su descendencia serán los principales beneficiarios directos. Además, dado el impacto social que tiene esta patología, sus consecuencias postnatales, y su impacto transgeneracional, es nuestra sociedad en conjunto la que se beneficiará si podemos prevenir el entorno prooxidante y proinflamatorio intrauterino que conduce a la adversa programación intrauterina.

Ultimas noticias
AMProS Actualizar datos
AMProS Promo